• Registro

La “nueva” vieja generación

Hasta ahora, “hacerse viejos” se consideraba como una pérdida de fuerzas y de energías. Las
personas mayores de 50 (y sobre todo de 60) se consideraban como parte de una categoría única, con
pocas diferencias entre ellas.

Hoy sabemos que envejecer es un fenómeno diferenciado, durante el cual la capacidad de adaptación
desempeña un papel fundamental. Empezamos a verlo como un proceso de maduración y una
evolución de la edad adulta. Estamos a punto de cambiar las reglas del hacerse viejos.